¿En qué se ven afectados los cables?

Cables eléctricos, una seria cuestión de seguridad frente al fuego en los edificios actuales

Los cables no son peligrosos por sí solos, pero en ocasiones pueden causar incendios como resultado de instalaciones defectuosas o envejecidas, cálculos incorrectos de sección, mala calidad de los cables instalados, etc. 

 
  • Omnipresencia: Los cables están por todas partes y la mayor parte del tiempo no visibles una vez instalados. Uniendo las estancias y las plantas, atraviesan los muros sin interrupción. En caso de incendio, los cables pueden constituir un vector esencial de propagación del fuego al conjunto del edificio, a través del sistema de cableado. 
  • Gran cantidad: La cantidad de cables instalados en un edificio actual, debido a la rápida evolución tecnológica (aparatos eléctricos, teléfonos, conexiones de ordenador), puede alcanzar un volumen asombroso. En muchas oficinas o comercios, los nuevos cables son añadidos para la extensión de las redes informáticas o por las nuevas normas de seguridad eléctricas. Todos estos cables representan una cantidad considerable de combustible para un incendio.
  ¿En qué se ven afectados los cables?

Debido a su composición (empleo de materiales orgánicos para aislamiento y cubierta) y del enorme volumen en edificios, en caso de incendio, los cables pueden contribuir gravemente a: 

  • Incrementar la producción de humo lo que limita la visibilidad e inhibe la evacuación.
  • Aumentar la producción de monóxido de carbono, el gas más mortal en los incendios.
  • Liberar gases irritantes.

 Proceso de evacuación

  Durante un incendio, los edificios deben permanecer funcionales para ayudar en el proceso de evacuación. La seguridad de las personas es una prioridad: los equipos de seguridad frente incendios, tales como los sistemas de alarmas, detectores y extractores de humos, salidas e iluminación de emergencia son vitales y deben seguir funcionando. Los cables eléctricos constituyen el sistema nervioso de todos estos equipos. Además, los edificios deben ofrecer un entorno apropiado, para permitir una evacuación con toda seguridad.

Las investigaciones han demostrado que los cables contribuyen fuertemente a asegurar la integridad de los circuitos, a contener el fuego y a reducir las emisiones de humos, gases tóxicos y monóxido de carbono.

Cables de seguridad frente al fuego

Según el comportamiento de los cables de seguridad frente al fuego, pueden clasificarse en dos categorías: 

 

Cables de protección frente al fuego

Cables de protección frente al fuego
Estos cables reducen las emisiones de humos opacos y de gases, frenan la propagación de las llamas y reducen la liberación de calor.

   

Cables resistentes al fuego

Cables resistentes al fuego
Estos cables aseguran la integridad funcional durante un incendio.

Organismos reguladores, arquitectos, ingenierías, contratistas, distribuidores, fabricantes de cables, etc, todos deben jugar un papel vital en el empleo de cables de seguridad frente al fuego.